Friday, November 21, 2014

La Flexibildad en los deportes de combate


En el desarrollo y evolución de las artes marciales, a la “flexibilidad” se le tuvo un tanto marginada durante muchos años por considerarse una cualidad de segundo orden.
En muchos artes marciales, el hecho de que esta cualidad no fuera primordial estaba en parte justificado, ya que estas disciplinas eran sistemas de autodefensa.
  • Los gestos técnicos eran sencillos y rápidos.
  • Las técnicas de pierna eran empleadas para golpear en zonas en las que la trayectoria de la técnica era corta, directa y a baja altura, para conseguir el elemento sorpresa, mayor potencial y menor riesgo de respuesta del adversario.
Raramente golpeaban en la cara o cabeza, por ello, la flexibilidad no era tan necesaria.
Esta cualidad fue tenida en cuenta en las primeras competiciones deportivas, puesto que en los reglamentos se empezó a premiar el grado de dificultad de las técnicas (patadas en la cara, saltos o giros), para las cuales es necesaria una buena flexibilidad y amplitud del recorrido y, por consiguiente, una preparación física enfocada a facilitar este tipo de técnicas.


Un ejemplo es el karate tradicional:
  • En el sistema de defensa, una sola técnica bastaba para liberarse del adversario.
  • Por el contrario, en el sistema de competición (Shiai Kumite), hay que llegar a una determinada puntuación o superar la del contrario para ganar. Siendo necesario o conveniente tener un buen arsenal de recursos técnicos-tácticos para tal fin. Esto unido, a que las técnicas de pierna, y sobre todo las que contactan con control en la cara del oponente son sobrevaloradas arbitralmente.


     
    IMPORTANCIA DE LA FLEXIBILIDAD.
    En la práctica de estas artes o deportes de adversario, el desarrollo de la flexibilidad es absolutamente indispensable si se pretende alcanzar una elevada eficiencia.

    El trabajo de las diferentes posibles técnicas: defensas, desplazamientos, posiciones… y el sinfín de elementos que concurren en estas prácticas, no serían posibles sin la intervención de la flexibilidad.
    Los músculos deben desarrollar potencia, rapidez, y sobre todo, habrán de ser muy elásticos. Por tal motivo, la fuerza y flexibilidad deben ser inseparables en los entrenamientos, puesto que, a mayor flexibilidad, mayor amplitud de movimiento y, por tanto, mas velocidad y mejor capacidad coordinativa a nivel neuromuscular, lo cual se traducirá en mayor fuerza y potencia en las técnicas.


    TRUCOS PARA MEJORAR LA FLEXIBILIDAD.
  • En el sistema tradicional, éste se utiliza básicamente en el calentamiento, sin utilizar acciones agresivas para la musculatura, tendones, ligamentos o articulaciones, y con un mayor componente cuantitativo.


  • El sistema de Stretching evolucionado “tensión-relajación-extensión”, también se empleará en la fase de activación, sobre todo asistido por un compañero. Además se utilizará en sesiones de flexibilidad más específicas destinadas al aspecto cualitativo y de mantenimiento de la misma”.


Por: A.M., E.V., S.M.

0 comments:

Post a Comment