Wednesday, November 26, 2014

La importancia del desayuno en los adolescentes



La realidad es que hay más probabilidades de que saltarse el desayuno cause aumento de peso que de que lo prevenga. Los adolescentes que desayunaban a diario tenían un índice de masa corporal más bajo que los adolescentes que nunca desayunaban o que solo lo hacían ocasionalmente.
Desayunar también tiene repercusiones en el rendimiento escolar. Un estudio tras otro demuestra que los niños que desayunan tienen un mejor rendimiento, les va mejor en la escuela y tienen mejor concentración y más energía.

 
El desayuno ofrece una excelente oportunidad de fortalecer al adolescente con nutrientes que pueden quedar relegados con facilidad durante el resto del día. El desayuno es un muy buen momento para consumir fibra en forma de cereales y panes integrales. La fibra puede ayudar a controlar el peso y también ha sido ligada con niveles más bajos de colesterol.


El desayuno también es una oportunidad para adquirir a  calcio y vitamina D, que fortalecen los huesos. Los niños entran en los años más importantes para el desarrollo de los huesos en la adolescencia, y los huesos continúan desarrollándose hasta aproximadamente los 25 años. La vitamina D también estimula la inmunidad y ayude a prevenir las infecciones, las enfermedades autoinmunes, el cáncer y la diabetes
 
Los expertos recomiendan obtener vitamina D de los alimentos, incluidos los huevos y los alimentos fortificados, como los cereales para el desayuno, la leche y el yogur. Todas esas son opciones perfectas para la comida de la mañana. 



 
Manos a la obra
El aumento de peso y la obesidad se están volviendo una importante preocupación para la salud pública, los expertos coinciden en que es importante hacer el esfuerzo para que los adolescentes se sienten a desayunar. El sobrepeso da pie a futuros problemas de salud graves, como la diabetes y las enfermedades cardíacas.
Lo importante es que coman un poco de carbohidratos saludables, que proporcionan energía.
Hay bebidas que los niños deberían omitir de su comida de la mañana: el café y las bebidas energéticas. Si bien se entiende su deseo por una bebida estimulante rápida, la cafeína aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca en los adolescentes.


Consejos prácticos: Un desayuno saludable en movimiento
Es común que los adolescentes estén apresurados, y la mañana no es una excepción. Si bien lo ideal es sentarse a comer un desayuno que tenga los grupos de alimentos básicos: lácteos (leche, yogures…), frutas (naranja, kiwi…) y cereales. Es conveniente evitar las grasas saturadas.


J.P., R.G., C.P.

0 comments:

Post a Comment